El Arte de Amar de Erich Fromm

ERICH_FROMM_EL_ARTE-DE_AMAR

 “Cuidado, responsabilidad, respeto y conocimiento,Son mutuamente interdependientes. Constituyen un síndrome de actitudes que se encuentran en la persona madura. Esto es , en la persona que desarrolla productivamente sus propios poderes, que sólo desea poseer los que ha ganado con su trabajo , que ha renunciado a los sueños narcisistas de omnisapiencia y omnipotencia , que ha adquirido humildad basada en es fuerza interior que sólo la genuina actividad productiva puede proporcionar.”

E.Fromm escribió este libro en 1965 con una gran cualidad, su atemporalidad. El arte de amar no es solo un fantástico libro para tener en la mesilla y consultarlo cada vez que la vida se te presente algo difusa sino que puede ser también el mejor regalo en estas fechas.

¡Erich Fromm nos tira un vaso de agua fría a la cara y no obliga a despertarnos! ¡Qué no somos tan diferentes caramba! que nos lo hacen creer pero en verdad tenemos un miedo atroz a dar un paso en la dirección opuesta a la masa. Vivimos apampanados y en muchas ocasiones no llegamos a saber ni quiénes somos. Piénsalo un segundo, si tuvieses que vivir contigo todo el tiempo, ¿te soportarías? A veces malgastamos el tiempo en pensar si soportamos al resto pero ¿y a nosotros?. Suele gustar más dar consejos y hablar de otros que de nosotros mismos, porque cuando la cosa va sobre conocernos, soportamos y amarnos, solemos encender el televisor, por aquello de evitar el (insoportable) silencio.

Fromm puntualiza que deberíamos de cambiar eso, que deberíamos despertarnos del letargo en el que vivimos en esta sociedad; vivir empezando por aprehender (con H) a vivir solos, a conocernos, a soportarnos y aprender, sobretodo, a vivir concentrados en vivir bien, en vez de intentar hacer miles de cosas a la vez. Rodearnos de personas que no sean unos zombis, intentar huir del sacrificio por el sacrificio, del sadismo, de la dependencia y luchar por convertirnos en seres independientes, que no es lo mismo que seres sin capacidad de amar, sino en todo lo contrario, seres capaces de querer bien y en condiciones. Porque amigos, hay que amar, pero hay que empezar por amarse a uno mismo.

Ahora que tenemos tiempo estas navidades, lean a Fromm! 😉

 

Sean felices

 

Pd. La imagen es de cosecha propia.